Es claro que todos quisiéramos que siempre las condiciones fueran perfectas para manejar nuestra motocicleta, y con perfectas nos referimos a sol, temperatura agradable y viento normal. La realidad de la situación es que en cada estación del año encontramos situaciones distintas, incluso en algunas no es tan predecible saber que tal será el nuevo día y también depende mucho en que zona del país nos encontremos. Pero todos estos factores que parecen obstáculos se pueden lidiar de forma más segura adaptando de forma correcta nuestro manejo. 

Frío, lluvia y neblina 

Sin duda son tres factores por los cuales muchos no dan el salto y adquieren una motocicleta y también la explicación por la cual varios usuarios optan por usar su auto en ciertas estaciones del año. Se podría decir que es la deficiencia más grande por la que hay que pasar cuando manejas una moto, porque de verdad que lo demás es fabuloso en todos los aspectos, claro que hay a quien también le gusta manejar su moto en condiciones extremas pero son contados.  

El frío sobre todo en temprano o por la noche es un factor que no parece que no afecta pero no nos ponemos a ver todos los factores. Empezando por que es molesto ir con frio, en general se siente el cuerpo entumecido y en ocasiones hace tus movimientos más lentos. Pero donde existe un riesgo m’ayor y hay que poner atención es que cuando hace frío el pavimento también tiene poca temperatura y eso afecta la adherencia de nuestros neumáticos, ya que sabemos que estos trabajan de manera ideal a cierta temperatura. Lo más recomendable en esta situación mientras sale el sol y toma temperatura el día, es ser dócil y suave con el acelerador y frenos, es decir que las aceleraciones y desaceleraciones sean progresivas, en el caso de curvas, hay que tener menor ángulo de inclinación para evitar perder el agarre con el suelo. 

La lluvia es a lo que más le huimos los motociclistas y la gran mayoría sabe que es un riesgo por distintas circunstancias. Recomendamos que en época de lluvia o cuando se vea un mal día salir con un impermeable, existen varias opciones para tapar pies, piernas y parte superior, incluso también guantes especiales que no permiten que nos entre agua en las manos, esto para no pasar un mal rato y llegar mojado al lugar a donde te diriges. El agua en el asfalto es un factor que también reduce el agarre del neumático en general, pero también agudiza algunos peligros latentes en las calles. Las líneas de pintura que dan señalización, cuando están mojadas se vuelven un verdadero peligro por ello si es posible evitarlas y si no pasar prácticamente con la moto vertical. El aceite derramado es resbaloso en piso seco y con lluvia más, pero hay que saber que con el agua este se confunde y toma un color como arcoiris. Los charcos no son una buena opción ya que puede haber un hoyo debajo y también hacernos extraños en la dirección o incluso acuaplaneo. 

La neblina la encontramos más en zonas montañosas o partes altas, esta lo que hace es que quita la visibilidad, por ello es importante mantener distancia con el de adelante, pero también procurar que el de atrás la mantenga con nosotros y sobre todo estar muy visibles. Para ello puede apoyarte en tu intermitentes o luces de emergencia, en caso de que tu motocicleta no las tenga prender una de las direccionales para estar más señalado. También por eso es bueno tener algún reflejante o color vivo en tu equipamiento. 

Viento

El viento es un factor que muchas veces no vemos que llega o de dónde viene, nos cuesta trabajo identificarlo incluso muchas veces nos toma por sorpresa y llegamos a pensar que se pinchó una llanta o algo está mal con nuestra moto. El viento de frente no es un problema como tal pero es aquí donde juega un factor importante el tipo de moto que llevábamos y los millones de pesos que se gastan las marcas en mejorar la parte aerodinámica. No es lo mismo la sensación de viento en una naked que en una deportiva o trail y también nos demanda adoptar cierta posición para que no sea molesto.

Claro que si el viento está pegando en la parte trasera de la moto o como mucho le llaman, va a nuestro favor, incluso nos ayuda a gastar menos combustible. Donde vienen los problemas es cuando el viento nos da por uno de los laterales, ahí hay que ir haciendo esfuerzo porque tiende a cambiarnos de carril y hay que contrarrestarlo orientando la moto en contra, eso claro si es viento constante haciendo un lado. Cuando hay rachas la cosa cambia porque la moto entra como en una especie de turbulencia que nos mueve hacia ambos lados, este fenómeno también se da cuando rebasamos un vehículo muy grande como los camiones, ya que ellos también van rompiendo el aire y cuando pasamos a un lado nos está pegando todo el viento que desplazan m’as el que ya hay en el ambiente por eso es mejor pasar rápido y no muy cerca de ellos, por si tenemos que hacer alguna maniobra. 

En ocasiones lo más conveniente si las rachas naturales de viento son muy fuertes es detenerse momento y dejar que pase o sean menos peligrosas para continuar con nuestro camino.