Su diseño es el elemento más fuerte que te hace poner atención en ella sobre todo por ser poco convencional y tener lineas muy definidas con corte afilado y agresivo. Como ya es un sello de la marca el color rojo dentro de las Vort-X no puede faltar. La aerodinámica es algo con lo que se ha trabajado mucho en esta motocicleta ya que varios de los otros elementos ya son conocidos en modelos de Italika, sin embargo la firma busca innovar y dar un paso adelante, aunque no es su primer moto deportiva, hay que recordar la RT 250 que por muchos años ha estado presente en esa división.

Cuenta con un motor de 292 cc con una potencia de 26.9 hp a 8,500 rpm, la velocidad máxima que han declarado es de 140 km/h. Su torque es de 24.4 Nm a 7,000 rpm, buena cifra que se ve reflejada en el momento de abrir el acelerador. Su sistema de enfriamiento es por líquido y su transmisión de 6 velocidades por cadena. Su tanque de combustible tiene una capacidad para 15 litros, y con rendimiento de 24 km/l, lo que se ve reflejado en poder recorrer 350 km con un solo tanque en condiciones óptimas, cifra adecuada para ciudad y empezar con rodadas en las carreteras.

Se deriva de la Vort-X 300 que es una motocicleta naked, pero a ella se le agrega la R como en otras marcas y solo con eso se convierte en una deportiva, incluso el equipo de Italika Racing la ha puesto a prueba en circuito y se ha comportado de maravilla, siendo también una gran opción como entrada al mundo de la competición.