La cadena de nuestra motocicleta es parte de la transmisión, lo que quiere decir que es un medio por el cual se conduce el trabajo generado por el motor que pasa por distintos componentes (engranes), para salir del motor y llegar hasta nuestra rueda y generar el empuje. La cadena también es conocida como transmisión final. Después de darnos cuenta del papel que juega ya vemos la razón por la cual debe estar siempre en las mejores condiciones posibles. Limpieza, lubricación, mantenimiento y ajuste es lo que no debemos olvidar para que logremos esa vida extensa de este componente.  

Limpieza

Uno de los graves problemas es que gran parte de los usuarios solo lubrican, pero para lubricar primero hay que limpiar. Al estar expuesta a todo tipo de agentes externos en donde llevamos la moto y por tener un lubricante (es pegajoso), la cadena se impregna de todo tipo de suciedades que van mermando su funcionamiento y comienzan a darle rigidez, cuando tiene que ser bastante flexible. Los días lluviosos también la ensucian demasiado pero aparte comienzan a generar oxido, que después puede generar corrosión. Todo esto comienza a generar ruido y que el ajuste de la cadena tenga variación, ya sea que se afloje o en algunos casos se ponga más tensa por la falta de flexibilidad.    

Lubricación

La lubricación periódica es una de las precauciones que todos debemos tener con nuestras motocicletas e incluso estar conscientes de hacerlo nosotros mismo, es una tarea relativamente fácil, si nuestra motocicleta tiene caballete central y no es necesario acudir a un taller. Depende de la situación y del uso que le demos, si pasamos por caminos de off-road o es época de lluvia lubricarla debe ser con mayor frecuencia, cada quien debe de tener más menos la idea según el uso que le da a su moto. Gran parte de las veces no es necesario limpiar para lubricar, pero si hemos dejado pasar mucho tiempo sin lubricarla o darle un servicio, si que tendremos que limpiarla y puede ser desde una limpieza con un trapo para quitar el exceso de lubricante anterior que ya atrapo suciedad o una limpieza a fondo con líquidos especiales y alguno cepillo. Una vez limpia la lubricación será más efectiva y evitara ruidos, cabe mencionar que aveces cuando la lubricamos pareciera que se afloja, pero como ha vuelto a tener flexibilidad da esa apariencia y será necesario ajustar. 

 

Mantenimiento

Cuando ya lleva mucho tiempo parada, a generado oxido, esta demasiado sucia y distintos factores requerirá un mantenimiento más exhaustivo donde muchas veces incluso es necesario quitarla de la moto para hacerle ese servicio. Dentro del servicio también sé recomienda revisar los sprockets o piñon, para ver que los dientes estén en optimas condiciones y no la dañen o pueda llegar a romperse, zafarse o salirse de su lugar. Habrá ocasiones donde no haya más que hacer y deberá cambiarse la cadena, si esta muy grave será necesario cambiar todo el kit de tracción (cadena, sprocket y piñon).

Ajuste 

Con cadena limpia y lubricada o en su defecto nueva, el ajuste no tiene porque variar ni ser complicado, pero lo que si es que hay que dejar la rueda derecha por eso los lateras de nuestro eje llevan puntos o lineas que nos guía para que tensemos el eje para atrás o para adelante de forma igual sin que uno este más o menos tenso, ya que eso dejaría la rueda chueca y repercute en distintas cosas. La cadena no debe de ir ni muy tensa ni floja, mucha tensión hará que nuestros engranes se desgasten más rápido y muy suelta puede hacer que se salga de los engranes y también puede dañar otras piezas, aparte del ruido que va a generar. Muchas de las motocicletas en el basculante tiene la información del ajuste que deben de llevar ya sea en milímetros con respecto a este, o como la marca y tipo de moto lo recomiende. 

Muchas veces el kilometraje no es factor de decisión si es necesario lubricación, mantenimiento, cambio o ajuste, eso nos lo dictara el uso dado a la motocicleta, por eso como usuarios es importante que estemos muy pendientes de este componente de nuestra motocicleta de manera periódica, quizá no cada que la utilicemos pero si cada dos o tres usadas. Si le damos un uso continuo o hacemos viajes largos con mayor razón.