Un modelo con el que celebran las cinco décadas del nacimiento de la Z1 del ‘72, que irrumpió en el mercado para ponerle las cosas muy difíciles en el segmento de las superbike; específicamente a la Honda CB750.

Para rendir homenaje a tan ilustre modelo, en Kawasaki no han dudado llevar acabo la Z900RS SE, con el mismo esquema Yellow Ball que lució la Z1 debutante y con el que consiguen convertir a su naked retro en absolutamente irresistible. Además de eso, los rines de 20 brazos presentan ahora un elegante acabado dorado, hacen juego con la horquilla, que diferenciará a la Special Edition de la versión básica; junto con los soportes de la salpicadera delantera y protectores del radiador, en color negro en la SE.

Algo similar ocurre en el equipo de frenos, donde recibe unas pinzas monobloque Brembo M4.32 (sustituyendo a las de origen) y una bomba de freno radial firmada por Nissin. Las líneas de freno originales se sustituyen por unas metálicos que aseguran una mejor potencia de frenado, más lineal, y mayor durabilidad.

El resto de la moto respeta las especificaciones de origen (confiando en el mismo tetracilíndrico heredado de la exitosa Z900, con 111 hp y una electrónica en la que destacan los dos modos de conducción, control de tracción KTRC y embrague anti-rebote- a excepción de la altura de asiento. Ya que debido a la configuración del nuevo Öhlins trasero, la nueva Kawasaki Z900RS SE es 10mm más alta frente al modelo estándar.

Kawasaki de México aún no anuncia su llegada al país, pero esperemos muy pronto tener noticias de cuándo llegará esta belleza, que cautiva con solo verla.