Moto Morini por fin parece haber encontrado la estabilidad gracias a su integración total en Zhongneng Vehicle Group, una fuerte compañía china del sector de la automoción que ya está presente con sus productos a nivel mundial. Y la mejor noticia tras este importante y reciente acuerdo es que ya está lanzando sus últimos productos en los mercados más importantes, y le acaba de tocar el turno a México. 

Así que fuimos hasta Monterrey a probarlas donde se debe; en la calle y en off-road. Y es que cada una va enfocada a un entorno de uso y tipo de usuario diferentes. 

Por un lado está la X-Cape que es una trail de originales líneas, ya que los productos se continúan proyectando en Bolonia y eso se nota en su lograda y vanguardista estética trail. Tiene un claro planteamiento dual con un semicarenado muy dakariano, neumáticos mixtos.

Por otro la Seimezzo 6 ½, que es una naked desdoblada en dos versiones: STR y SCR, haciendo referencia a Street y Scrambler. Los rines de rayos de la SCR, una pequeña cúpula, el parafangos delantero en pico y el asiento de estilo retro marcas las diferencias más imoprtantes con la SCR.

Y todos estos modelos están impulsados por un propulsor de 650 cc de configuración en dos cilindros paralelos que entrega una potencia máxima de 61 CV y un torque de 54 Nm. También comparten elementos de calidad en la parte ciclo conde encontramos como Brembo o Marzocchi. 

Moto Morini X-Cape en acción

Comenzaré por la Moto Morini X-Cape a la cual ya le hice una nota al respecto, pero en esta ocasión te puedo explicar cómo se manejó, que me gustó y que no.

En cuestión al diseño, me gusta lo que puedes notar a simple vista, ya que transmite sensación de ligereza: nada más lejos de la realidad, ya que se anuncia un peso de 213 kg.  En el frente destacan las luces con tecnología full LED y un gran parabrisas regulable con la mano que ayuda a cortar muy bien el viento, además de protegerte de cualquier impacto. Eso sí, para poder mover el parabrisas necesitarás unas pinzas porque la perilla para moverlo es algo dura. En carretera destacan las luces diurnas que la hacen notar agresiva y te hace voltear a verla.

La posición de manejo es cómoda, con una altura del asiento de 820 mm, la posición de los brazos y piernas es reconfortante ya sea que vayas parado en la tierra o sentado por la ciudad. Esto sumado a un asiento acolchado y cómodo hacían que los kilómetros de la ruta fuesen de pleno disfrute, ya que se nota un buen concepto viajero bien logrado.

En cuanto a tecnología, la pantalla TFT de 7” te da la información necesaria como velocidad, gasolina, rpm, ordenador de a bordo y el selector de manejo off-road. Incluso tiene conectividad para el teléfono, por lo que es muy completa y poco más se le puede pedir en este sentido.

Pasando al manejo, la verdad fue algo sorprendente, sobre todo en el off-road. Primero subiendo por la carretera sinuosa “Cola de caballo” en Monterrey, se comportó muy bien, pudimos probar las asistencias de manejo como control de estabilidad y ABS, pues era una carretera bastante resbalosa y con algunas imperfecciones que nos pusieron a prueba en todo momento. Las asistencias entraban correctamente, lo malo era que debido a la calidad de carretera, los neumáticos Pirelli Scorpion Rally STR llegaban a resbalar bastante pero en seco tienen un rendimiento irreprochable. 

Una vez llegando a la tierra, esos mismos neumáticos hicieron su trabajo y el agarre es impresionante; ya sea los pases por las piedras, el agua, lodo o grava suelta.

Una de las características a destacar de la moto es la suspensión. Las horquilla ajustables Marzocchi de 50mm y la suspensión trasera ajustable se sienten suaves, hacen muy bien su trabajo de absorción cuando estás haciendo off-road.

El motor también se mostró colaborador en cualquier situación, ya que es enérgico en el medio régimen y esto siempre se agradece. 

La maniobrabilidad también es algo a destacar, pues no importa que no te dediques a andar fuera de la calle, comprobamos que es muy dócil para poder manejarla sin necesidad de tener experiencia en la tierra, disfrutando de un uso dual a muy buen nivel.

Moto Morini Seiemmezzo 6 ½ STR en acción

Pasemos a la Seiemmezzo 6 ½ STR. Un nombre un poco raro de leer e incluso de pronunciar al principio; su nombre como sabemos, italiano, viene del seis y medio. El número y nombre hacen referencia al tamaño del motor 649cc.

Una moto que sorprende lo ágil y estable que es en el paso por curvas y lo rápida que es en rectas, evidenciando una buena puesta a punto de las geometrías de dirección. Sin duda es una moto que invita a pasarlo bien gracias a su formato naked algo compacto, ya que entre ejes mide 1.425 mm. Y esto puede hacer que si eres una persona alta quizás la posición de manejo no es la mejor.

Ahondando un poco más en el manejo, la aceleración rápida partiendo desde 0 km/h es muy buena; la recuperación de 80 a 120 km/h es bastante rápida y no me costó trabajo levantarla a 190 km/h en una recta no tan larga en cuestión de unos cuantos segundos.

Esta moto tiene una vistosa pantalla TFT de 5” donde al igual que su hermana la X-Cape te da la información básica y necesaria pero en un formato más pequeño y de diseño más deportivo.

Algo que me gustó es que puedes acelerar en ambas motos hasta las 6,000 rpm, ya sea estando parados por completo o manejando y el sonido no es desagradable, algo discreto y sencillo, pero llegas a las 7,000 rpm y cambia por completo, el escape tiene un rugido agradable que te incita a no querer bajar de esas rpm en ningún momento.

 

Una cosa que les hizo falta y se espera pronto cuenten con ello, es quickshifter, siempre necesario, especialmente para andar por carretera. 

A lo que no se le puede poner fallo es a los frenos, ya que esas pinzas convencionales Brembo de dos pistones "muerden" con eficacia los dos discos delanteros. 

También el cambio de marchas en ambos casos funcionó con corrección aportando transiciones suaves y precisas para colaborar en las buenas sensaciones a los mandos. Y lo cierto es que cada una en su estilo y terreno me proporcionaron diversión a los mandos, evidenciando que Moto Morini tiene dos buenos productos para conquistar el mercado mexicano.

{loadarticleid 5460 text=""}