Pulsar es un popular modelo que no para de evolucionar para estar en primera línea y el incremento de cubicaje hasta los 250 cc es una consecuencia natural de ello. Eso no significa que la Pulsar 200 desparezca del catálogo de Bajaj, ya que se mantendrá como una opción de diferente estilo pero similar orientación, aunque con algo menos de torque y menos sofisticaciones.  Porque para acompañar este lógico crecimiento del modelo en busca un posicionamiento todavía más ambicioso, la Pulsar N 250 incorpora soluciones inéditas en la gama Pulsar como clutch asistido con sistema anti-rebote o ABS de doble canal

Su estampa es moderna, transmite vanguardismo y también discreta deportividad gracias a las afiladas líneas de su diseño y al empleo de iluminación LED con luz diurna DRL (Daytime Running Light). A la vez se la aprecia ligera (162 Kg) y compacta para driblar autos con la máxima soltura haciendo de los despazamientos diarios una agradable rutina. 

Además es una moto muy accesible en lo que a altura del asiento se refiere, con solo 795 mm de distancia al suelo y con una parte de unión con el depósito de combustible estrecha que facilita aún más la tarea a personas de baja estatura.

{loaddatasheetid 5928 text=""}

El motor es otro de los puntos fuertes de la Bajaj Pulsar N 250, ya que ofrece un rendimiento muy bueno para un uso citadino pero también para vías rápidas, gracias a sus casi 25 BPH a 8.750 rpm. Suave pero enérgico en la respuesta, está bien acotado a nivel de vibraciones para no suponer una merma en el confort de marcha. Va unido a una caja de cambios de cinco velocidades y el clutch opera muy bien gracias a ser asistido, haciendo la labores suaves y precisas, sin fallo. Y en las reducciones de marcha más apuradas el sistema anti-rebote es un elemento muy de agradecer y totalmente diferencial respecto a la competencia. 

El sistema de doble bujía de Bajaj, denominado DTS-I, es bueno en términos de eficiencia del combustible pero también hace que la aceleración sea más viva a las órdenes del gas. Además beneficia un mejor arranque en frío. Todo esto hace que la Pulsar N 250 sea una moto con una base motriz muy competente, especialmente en un medio régimen de giro, donde se va a situar en una posición desafiante frente a sus rivales gracias a sus buenas prestaciones generales. 

Además propicia una frugalidad en el consumo de combustible que se agradece, pues con unos 35 kilómetros por litro, según cifras oficiales, vamos a poder disfrutar de una autonomía bastante extensa debido a la capacidad de su tanque, que con 14 litros nos dará muchos kilómetros sin necesidad de repostar; más de 400. 

Tanto suspensiones como frenos están perfectamente adaptados a las prestaciones de la Pulsar N 250. Una horquilla convencional protagoniza el tren delantero y un amortiguador regulable en precarga se encarga de la rueda trasera. El ajuste es suave, tirando a blando para proporcionar confort de marcha, aunque en los baches esto puede provocar que sintamos las sacudidas un poco más de la cuenta. 

Los frenos se han confiado a Grimeca, la reputada firma italiana que ha montado un equipo bastante competente y como decíamos, asistido por un ABS que siempre significa más seguridad activa. El delantero muerde el disco de 300 mm con determinación y buen tacto pero el trasero es mejorable en cuanto a transmisión de la fuerza de frenado. Pero ya sabemos que el trasero se usa más bien poco y mejor pecar de poco mordiente de exceso, algo que haría entrar con mucha facilidad el ABS. 

Dinámicamente es una moto rápida de reacciones que se maneja con facilidad, ya que las acertadas geometrías de dirección propician que se mueva de forma ágil e intuitiva. Esto también tiene mucho que ver con su nuevo chasis. Pesa poco y se nota, haciendo que los giros se hagan con gran naturalidad, sin esfuerzos para la persona que pilota. Esto es perfecto para lidiar con el congestionado tráfico de nuestras ciudades. Además la postura es cómoda, con un triángulo ergonómico nada forzado, y eso va a ayudar cuando tengamos que pasar mucho tiempo sobre la Pulsar N 250, sea la que sea nuestra estatura y constitución física. 

Entre el equipamiento destaca la toma USB que tiene justo en el centro del manillar muy accesible y sumamente útil para conectar nuestro teléfono. Y la instrumentación es vistosa y clara, pues combina un gran cuentarrevoluciones analógico, de aguja, con una pantalla digital donde podemos visualizar la velocidad, la marcha engranada, la hora y el nivel de combustible. Lo justo y necesario para una moto así. 

Para manejar en compañía es una moto bien preparada gracias a su asiento a dos alturas, con una parte trasera amplia y donde además hay una agarraderas para ir con seguridad y comodidad

Y es que en general esta Bajaj Pulsar N 250 es una moto completa y dispuesta a brindar un buen servicio citadino gracias en gran parte a un eficiente propulsor que da mucho juego en el corazón metropolitano pero también en carretera. 59,999 $ es una cifra muy razonable teniendo en cuenta todas estas cualidades y su puesta en escena, con un diseño a la última protagonizado por su vanguardista faro LED polielipsoidal.