Las motocicletas eléctricas presentan varias ventajas, como el hecho de que no consumen ni una sola gota de combustible fósil, son silenciosas y no requieren un mantenimiento tan complejo como las motos impulsadas por motores de combustión interna, que necesitan cambios de aceite, filtros, bujías, limpieza de inyectores o carburador, líquido refrigerante en caso de que así se requiera, y todo lo relacionado con hacer un servicio de mantenimiento preventivo o correctivo.

Simplemente basta con revisar otros componentes de desgaste comunes, como las pastillas y líquido de los frenos, discos o tambores, suspensiones, rodamientos y neumáticos y, en caso de ser necesario, reemplazarlos en tiempo y forma para que la moto siga trabajando correctamente. Además, las baterías que alimentan el motor eléctrico son pequeñas, lo que reduce el tiempo de recarga, en su mayoría, a cerca de cinco horas.

De hecho, las motocicletas eléctricas son una gran alternativa de movilidad individual en las grandes ciudades, pues para personas cuyos desplazamientos diarios, ya sea de sus centros de trabajo a sus casas, que en promedio supone aproximadamente 30 kilómetros de viaje redondo, resultan ideales, sin olvidar que la entrega de torque, al ser eléctricas, es inmediata, algo que, llevado con responsabilidad, agrega a cada viaje una gran agilidad.

Pero también está la otra cara de la moneda, y hay que decir que tampoco todo es miel sobre hojuelas con estas motos, pues su gran limitante es, como sucede con los coches a baterías, su autonomía. Si la infraestructura para recargar autos eléctricos en México es limitada, para las motos prácticamente es nula, por lo que con una motocicleta eléctrica estamos atenidos a cargarla en casa o en el trabajo, algo que no siempre es tan factible en el último caso.

Algunas opciones ofrecen la posibilidad de extraer la batería de la moto para cargarla en una toma doméstica que esté a la mano, sin embargo, el peso del paquete de baterías normalmente dificulta esta labor, sobre todo si se trata de una pila de gran capacidad, como la que equipa la SEAT Mó, sin embargo, esta batería cuenta con un ingenioso armazón con un par de pequeñas ruedas, que facilitan esta labor. En ese sentido, tampoco podemos ignora el hecho de que, a mayor autonomía, más grandes y pesadas serán las baterías.

Sin embargo, si ya se tiene una ruta controlada y probada, por ejemplo, de casa al trabajo o de casa a la escuela, con una distancia más que medida y reconocida, y con el conocimiento de la duración real de la carga en la baterías, las motos eléctricas son una gran solución. Inclusive, hay personas que tiene una motocicleta de mediana o alta cilindrada, para desplazamientos más largos, y una eléctrica para distancias más cortas; esa podría ser una mezcla saludable para la movilidad cotidiana.

A continuación te presentamos las 10 motos eléctricas más accesibles que se venden en nuestro país; no son las que mejor autonomía ofrecen o las más rápidas, pero sí son las más económicas disponibles en nuestro mercado, lo que representa una puerta de acceso a la tecnología eléctrica en dos ruedas y cumplen con la labor de trasladarte de un punto a otro.

1.- Super Soco CU Mini 24
Precio: $22,990.

Este pequeño scooter eléctrico es impulsado por un motor eléctrico instalado en la rueda trasera, ofrece una autonomía de hasta 30 kilómetros por recarga y una velocidad máxima de 42 km/h. Cuenta con una batería extraíble cuyo tiempo de recarga es de entre 4 y 5 horas, iluminación LED, frenos de disco hidráulicos y una capacidad de carga máxima de 110 kilos.

2.- Yadea Avanti S
Precio: $24,990.

Con esta motoneta a baterías, las prestaciones se incrementan, pues la autonomía permite recorrer hasta 55 kilómetros por recarga, circular a una velocidad máxima de 45 km/h, una capacidad de carga de 130 kilos y dos modos de manejo.

3.- Eco-Moto ZQ
Precio: $30,999.

La ZQ equipa un motor eléctrico que permite alcanzar una velocidad máxima de 60 km/h, una autonomía por recarga de 50 kilómetros y cargar hasta 150 kilos, por lo que llevar a un pasajero en esta moto ya es una opción más segura.

4.- Yadea Avanti X
Precio: $34,990.

La Avanti X equipa frenos de disco en ambas ruedas, una autonomía de 90 kilómetros por carga, una velocidad máxima de 55 km/h y un esquema de suspensión con horquilla telescópica al frente y doble amortiguador en la rueda trasera.

5.- BikeOn SR.
Precio: $35,000.

Este Scooter ofrece un aspecto futurista que le sienta bien a todo el conjunto. Ofrece una autonomía de hasta 80 kilómetros y que permite alcanzar una velocidad máxima de 65 km/h, Equipa un display LED que muestra indicador de batería, odómetro y velocímetro.

6.- Super Soco CUX 24
Precio: $42,990.

Los tres modos de manejo que ofrece este scooter eléctrico permiten administrar la autonomía hasta en 60 kilómetros y superar los 50 km/h de velocidad. La batería que alimenta el propulsor eléctrico es extraíble y tarda en cargarse hasta 5 horas.

{loaddatasheetid 4461 text=""}

7.- Eco-MotoFaster
Precio: $44,990.

Las opciones que el fabricante ofrece en las baterías para este modelo incluyen de ácido plomo y de litio, por lo que la autonomía oscila entre los 50 y 80 kilómetros por recarga, con una velocidad máxima de 75 km/h.

8.- Italika Voltium City 2.0
Precio: $54,999.

Esta propuesta alcanza una velocidad máxima de 52 km/h y una autonomía de hasta 100 kilómetros. Incorpora un tablero digital con velocímetro, odómetro parcial y total, indicador de nivel de carga de la batería, medidor de temperatura, indicador para el parador lateral cuando está colocado, así como indicador de modo de manejo.

{loaddatasheetid 5045 text=""}

9.-Italika Voltium Gravity
Precio: $74,499.

Este modelo se aleja del diseño de un scooter para dar paso a una motocicleta más en forma, que también se refleja en la posición de manejo. Su autonomía está limitada a 40 kilómetros y a una velocidad máxima de 65 km/h.

{loaddatasheetid 4693 text=""}

10.- Super Soco TS Hunter 24
Precio: $77,990.

El aspecto de la TS Hunter se asemeja al de una moto de 250 cc de estilo naked, aunque es 100% eléctrica. Su autonomía es de 60 kilómetros y los recorridos urbanos se podrán realizar a una velocidad máxima de 75 km/h. Aquí, la capacidad de carga se incrementa hasta 266 kilos.