Uno de los aspectos básicos al andar en motocicleta es tener una buena visibilidad del camino, sobre todo en entornos urbanos, pero también que el resto de los automovilistas se percaten de tu presencia para evitar un percance, de ahí la necesidad de utilizar elementos y accesorios que mejores este aspecto en cada uno de tus trayectos.

En ese sentido Mapfre realizó una serie de recomendaciones para reforzar este apartado, las cuales podrían resultar de gran ayuda, así que toma nota.

Utiliza colores que llamen la atención en tu vestimenta, así como elementos reflejantes. Como motociclista, tienes la opción de elegir un casco pintado en algún tono fluorescente, ya sea amarillo o naranja, así como un chaleco de los mismo colores pero que incluya tiras reflejantes, ya qye de esta forma los conductores tendrán más posibilidades de verte, más si es de noche.

Recuerda que una moto terminada en color negro es menos visible que una de cualquier otro color, por o que este apartado cobra mayor relevancia.

Luces encendidas en todo momento. En la Ciudad de México, el Reglamento de Tránsito exige que las motocicletas circulen con las luces encendidas sin importar si es de día o de noche; inclusive, prácticamente todas las motocicletas recientes no permiten apagar la iluminación exterior, a menos que la moto esté apagada. Si no es el caso, enciéndelas siempre que la utilices.

Si es necesario, instala luces adicionales, las cuales mejorarán tu visibilidad, sobre todo en carretera, lo ideal es utilizar el equipo de iluminación adicional que ofrece el mismo fabricante de tu moto, tanto por términos de garantía como de facilidad en su instalación.

De cualquier forma, antes de salir a rodar, verifica que todas las luces de la moto funcionan correctamente. No olvides que, con el paso del tiempo, los focos pierden intensidad luminosa, por lo que, aunque no estén fundidos, debes reemplazarlos cada determinado tiempo, así como mantener las micas limpias, tanto del faro principal como de la luz de alto y direccionales.

Otro aspecto importante tiene que ver con la posición que ocupamos en las vialidades para hacernos visibles en una moto. Considera que los tres cuartos traseros de un vehículo son el punto ciego más evidente, por lo que debes evitar ese lugar.

La recomendación es no colocarse en esa zona y mantener una distancia de manejo segura, que te permitirá maniobrar en caso de una frenada de emergencia. Utiliza las luces direccionales para indicar tus movimientos al resto de los conductores y evitar algún siniestro.

Finalmente, la mejor manera de evitar un incidente es la anticipación, por lo que debes mantenerte atento al comportamiento de los automóviles y de otros motocicletas. Si te percatas que alguno muestra una conducción errática, lo mejor es alejarse con precaución y continuar con tu camino.