En este mundo dicen que existen dos tipos de motociclistas: los que ya se cayeron, y los que se van a caer. Sin embargo, hay ocasiones en las que tu moto se puede ver en el suelo haciendo una maniobra en parado por puro despiste o mala suerte. Su estabilidad es bastante crítica y eso hace que pueda acabar en el suelo con facilidad, tanto en marcha como en parado, así que hemos elaborado una lista de consejos si te llega a suceder esta indeseada situación.

Revisa tu entorno

Después de una caída siempre revisa a tu alrededor, lo más importante es revisar que te encuentres a salvo; si llegaste a caer y estas cerca de tu moto sobre una vialidad busca alejarte y resguardarte en algún punto seguro. Lo primero es tu integridad, recuerda que sobre la vialidad somos un objeto más y que en cualquier momento otro vehículo nos puede dejar de ver. Una vez alejado del sitio del accidente revisa si tienes alguna lesión antes de hacer alguna otra cosa; tú eres lo más importante.

Apaga el motor y evalúa el daño

Después de una caída y después de haber revisado que no hayas sufrido alguna lesión, lo primero que debes hacer es revisar si aún la motocicleta sigue encendida. Si así es debes apagarla, con esto podría evitar algún daño mayor a la moto, o que ocasione algún otro daño a ti o a terceros. Incluso podría prevenir un incendio.

{loadarticleid 5553 text=""}

Después de apagar el motor de tu moto estas listo para revisar los daños que ha sufrido ya que después de una caída es importante revisar si tu motocicleta ha sufrido algún daño considerable que te impida continuar con tu camino, lo primero que debes revisar son las partes mas visibles como la carrocería, manillar, palancas, espejos y/o luces, ya que en el caso de un espejo roto este no te impedirá continuar tu camino, sin embargo un manillar doblado o una palanca rota el tema se complica aún más.

De todos estos aspectos antes mencionados una de las cosas que más debes darle importancia son los aspectos que son más difíciles de ver a simple vista como son algunas fugas de líquidos como combustible, aceites u otros líquidos; esto suele ser siempre un aviso importante de que tu motocicleta no se encuentra en condiciones y deberás solicitar ayuda.

En caso de que arranque sin problema y necesites continuar tu camino, inícialo con mucha calma y precaución, cerciorándote de que todo funciona bien. Comprueba que la dirección esté alineada y que no haya ninguna pieza que hace algún ruido extraño, para lo que deberás ir a baja velocidad y lo más directo que puedas a un taller mecánico de donde te puedan hacer una evaluación más detallada. 

Un buen seguro siempre será un buen aliado

Después de una caída te aconsejamos que primero avises a tu aseguradora del incidente y ellos puedan apoyarte con una grúa o personal médico si es que lo llegaras a necesitar, nunca salgas de casa sin tener un seguro que este respaldándote. Un buen seguro siempre será una inversión inteligente que te puede ayudar en el caso de que tu sufras alguna lesión. Es importante que tomes fotos de la escena del siniestro porque pueden ser útiles para que el seguro te respalde de la mejor forma posible. Si hay otro vehículo implicado debemos tener sus datos y si es posible algún testigo de lo sucedido. 

Una caída en motocicleta siempre será algo que no queremos que nos suceda, ya que con ellos siempre viene recuerdos malos y a veces podemos llegar a tener un poco de miedo al regresar, pero también debemos de verlo del otro lado de la moneda, una caída o un incidente siempre nos dará experiencia para poder aprender qué hacer en situaciones similares y así evitarlo. En cualquier caso es sumamente importante tener en cuenta que en un accidente tu integridad y seguridad es lo primero, más allá de lo que haya podido suceder a la moto.