Tiger Sport 660 es una trail que se inclina por tener un alma muy asfáltica, se ha dado a conocer como muy polifacética, pero hay que aclarar que respecto al uso en on-road, para el día a día en la ciudad, como buena viajera, o incluso para divertirse en una carretera curveada. No hay que confundirnos, no por ser trail es una doble propósito que pretenda entrar al off-road y desempeñarse como si fuera su gran virtud. Más bien es una crossover que suma y pretende dar fuerza a un sector que quizá no se ha explotado del todo. Así como en las maxitrail vemos las especializadas en asfalto, la media cilindrada alza la mano ahora con más modelos. 

Triumph ha utilizado uno de sus más recientes lanzamientos para tomarla como base para crecer su catalogo, la Trident 660 ha sido el modelo de inicio para esta Tiger. Comparten prácticamente toda la dotación ciclística: chasís de doble viga de aluminio, suspensiones Showa, frenos Nissin...Así como su propulsor de tres cilindros; on la capacidad de 81 hp, cifra que le ronda los talones a las 800 cc de dos cilindros. Es la única que confía en esta configuración de motor y no se queda atrás. Las asistencias la hacen más segura y que sea algo más parecido a sus hermanas mayores: acelerador Ride-by-Wire, dos modos de conducción y embrague antirrebote.

Luce pequeña y ligera, sus 206 kg que indica en la ficha técnica hablan por si mismos, se trata de una motocicleta ágil y con la que se pueden hacer varias tareas sin que el peso sea un factor que temer. Retoma un poco la idea de la Tiger 900, por la ligereza pero incluso la estética nos hace recordar aquella moto. 

La electrónica y las suspensiones la ponen en un escalón más alto que prácticamente cualquiera de sus rivales, que pudieran ser: BMW F 750 GS, CFMoto 650MT, Honda NC750X, Suzuki V-Strom 650, Kawasaki Versys 650. La estética por la que se ha optado en esta Triumph Sport 660 también es uno de sus grandes aciertos, combina un carácter muy deportivo y contemporáneo que dan agresividad y ganas de manejarla. 

Un dato bastante bueno es su depósito de 17 litros, con un consumo de 4.5 l a los 100 km ofrece 380 km de autonomía, para el número de cilindros suena fabuloso. Seguramente podremos verla en concesionarios los primeros meses del próximo año y esperemos Triumph revele muy pronto el precio con el que llegara esta delicia de moto.